Hola de nuevo equipo!!

AMANECER

Desde la última crónica ha habido muchas incorporaciones , así que bienvenidos/as  y  empiezo por el principio:

El año pasado ( marzo 2014) corrí mi primer 10 k ( no es broma ) , sin haberlo hecho nunca antes en mi vida. Siempre me ha gustado practicar deportes pero el altletismo nunca estuvo en la lista.

Ya en mayo probé lo del Triathlón, distancia  sprint ,  como un objetivo de superación personal y de motivación deportiva. Una vez subido al carro, o tienes objetivos o te dejas caer poco a poco. Un sprint fue suficiente para darme cuenta de lo poco preparado que iba. Así que en verano me puse manos a la obra para hacer entrenos planificados y racionales para alguien que no se juega nada pero no quiere parar. Ese fue el inicio del  camino.

En otoño tocó el Sprint del Puerto; primera foto con Ispossible y muy buenas sensaciones al terminar.  Ya estaba enganchado.

Al poco llegan las navidades y , como tienes un poco más de tiempo, le empiezas a dar vueltas  a la planificación del año siguiente :para empezar la media de Cartuja y después la de Roma que ya conocéis.

El Tri  de Lisboa  era un run run desde que Saba lo comentó en el grupo. Me encanta la  ciudad y teníamos previsto un viaje familiar en el que podía encajar este Triathlón. Así que cuando se abrió el plazo  me inscribí,  lleno de dudas y de ilusión  a partes iguales. Por medio han sido meses de entrenos y de ver como los ritmos de agua y carrera no acababan de mejorar. Y lo mejor: aún no tenía bici. Pero sí  tantas  ganas de hacerlo que me han llevado en volandas por los meses de marzo y abril que han sido semanas de mucho entreno  a unas horas intempestivas.

Pero al final llegó  el día D.  El cronómetro  en marcha:

T = – 40 horas.

Viaje a Lisboa en coche.

Toda la familia conmigo a Lisboa : gracias a ellos todo esto es posible.

El trayecto  muy bonito , con paradita en Elvas , increíble ciudad; totalmente amurallada  y llena de encanto.

T = – 36 horas. 

Llegada a la ciudad.

Vanguardia y tradición , todo eso y mucho más es Lisboa.

CALATRAVA

ARQUITRADICIONAL

En el hotel un increible ambientazo de triatletas  muchos de ellos españoles;  equipos enteros  de Barcelona, Ciudad Real, Badajoz, Madrid, Valencia…..

Se empiezan a ver la máquinas voladoras por el vestíbulo pues algunos hacen un reconocimiento, con la luz del sol todavía. Otros salen a correr para relajar un poco y estirar piernas.

Nosotros check in en el hotel y paseíto por la zona de transiciones para ubicarme y cena en el Mac Donalds , un clásico.

T = – 32 horas.

Toca   descansar.

 

Al ir a la cama ,las ideas van y vienen; me preocupa  la posición de la bici en el box, muy alejada de la salida del agua, casi al otro extremo; el recorrido en el agua por la parte exterior para evitar la batalla campal del centro; la salida de la T2 a la carrera que hay que hacerla doblando el box por fuera.

El cheklist de material y la planificación de geles/sales/agua/barritas. Fundido en negro.

T = – 21 horas.

Plaza del Comercio.

Espectacular plaza de adoquines de basalto mirando al mar. Comida de pasta y ensalada para no cargar mucho y vuelta al hotel a descansar. En el bus, un chaval me pregunta si corro el triathlon y empezamos a hablar de la distancia que haremos , de cuándo es el chek-in, de  la recogida de dorsal que aún no ha podido hacer y otras cosas parecidas. Lisboa está tomada por el Triathlón.

T = – 18 horas.

Check-in de material.

BOXES1

Cantidad de triatletas de diferentes nacionalidades colocando las cositas en su sitio para no tener sorpresas al día siguiente. Los dos pares de zapas en la cesta en el orden que se usarán; gafas gorra y toalla para pisar antes de calzar. El plato grande y el piñón medio para salir fácil. El portadorsales en el manillar y el casco boca arriba. Tres revisiones compulsivas y fuera.

 BOXES2

T = – 8 horas.

A dormir, o al  menos a estar tumbado.

La mente está a mil por hora repasando cada detalle del día siguiente que sin darme cuenta ha comenzado; es ya el día T : ha pasado la media noche y sigo despierto.

T = – 2 horas.

Suena el despertador.

Todo listo para empezar el día con mucha fuerza. EL desayuno especial del hotel para los triatletas empieza a las 5:30 am y allí hay un montón de gente pululando por los diferentes stands de zumo, cereales, fruta, tostadas. Huele a café estupendamente. Algunos pronostican   los tiempos que van a  hacer mientras otros  amenazan con hacer drafting y recortar en carrera.

T = – 3/4  hora.

Salgo para boxes.

Revisión final del material y paseito por la zona de transición. Parezco un clic de famobil de lo rígido que estoy.

 T = – 15 min.

Calentando.

O mejor,  tratando de no parecer muy nervioso; resulta poco creíble cuando me veo con las gafas al revés en un espejo de la galería porticada por donde se accede a la zona  del agua.

 T = – 12 min.

Salen las chicas. Un dron sobrevuela la rampa de salida.

 Todos como los del anuncio de Tulipán saludando al helicóptero y sonriendo…..tiene que haber salido preciosa con esas pintas que tenemos.

T = 0   7:42 am 

Suena la bocina. Al agua !!!!!

  Ha llegado el momento , por fin; fuera nervios y sólo concentración.

Me coloco por el exterior para evitar el mogollón y aunque es algo más largo ( me salió algo más de un kilómetro ) es mucho mejor ir tranquilo,  a tu ritmo,  que en medio de la almadraba desorientado.

Cada brazada me hace sentirme mejor. Poco a poco cojo ritmo de respiración. El neopreno es una pasada. Avanzas sin esfuerzo apenas. El cuerpo esta horizontal y apenas es cuestión de bracear. Veo como puedo adelantar a la gente que está a mi derecha porque el circuito es en sentido horario y respiro por la derecha. Esto debería ser así siempre pienso mientras voy alcanzando el puente. La distancia con la cabeza de carrera ya permite que se abran huecos y es mas fácil nadar.

Así llegamos al  momento “tubo”. Si señor, existe y está ahí esperando a todos sin excepción. No tocarlo es imposible. Lleno de verdina, como a medio metro   de la superficie. Debe ser del saneamiento del Oceanário al que tenemos que rodear para encarar  “ la última boya , la roja,  siempre por la derecha” como se empeñaba en recordarnos el speaker una y otra vez.

La veo al poco de sobrepasar al Oceanito la mascota flotante que hay junto al edificio. Ya quedan unos 200  metros y empiezo a pensar en la bici , en el neopreno, en los geles. STOP. Sólo nadar,  que aun no llega la rampa. En ese tramo final unos pocos , quizás cansados, empiezan a rezagarse y mientras fijo la vista en el objeto flotante rojo que apenas distingo a través de las gafas emapañadas aprieto para poder salir algún puesto más adelante.

La rampa es larga y al llegar arriba, hay mucha  gente animando.

La entrada a boxes está cerca de la rampa pero el camino hasta la bici se me hace eterno. Las piernas se niegan a salir del neopreno y me cuesta más de 3 minutos poder arrancar con la bici.

Al llegar al primer control de salida de boxes recibo una amonestación verbal porque me pongo la cala izquierda antes de lo permitido. NO se ve bien la segunda cinta, que marca  el inicio de la zona bike,  porque está en curva y eso provoca que varios nos confundamos. Banderita amarilla, mirada seria de la jueza y algún  grito en portugués que dejo atrás cogiendo con fuerza el manillar  y pedaleando fuerte para salir del barullo.
Adoquines por todas partes, crujidos del carbono , alguna caída.
Apenas unos segundos y ya en asfalto a 32 km/h y con el gel en la boca
Buenas sensaciones. Se nota la diferencia con la de montaña. Es otra película.
Unos 8 kms y empiezan las subiditas;  “¿ esto no era un circuito plano?” preguntaba alguien mientras adelantaba a un grupito. Estamos en el rammal de incorporación al puente Vasco de Gama y hasta llegar a la altura del tablero hay que subir ; se ve algunos triatletas bajarse de las bicis. Yo pruebo con el plato chico y va de lujo. Paso a otros pocos hasta llegar arriba. Bebo agua,cambio de plato  y me coloco en posición de descenso viendo como el cuenta marca al poco ya 60 km/h. Se agradece  la visera integrada en estas bajadas tan largas. Es el km 12 y a la izqda se ve el amanecer en el Atlántico , la brisa  suave y  fresquita  ,  es muy bienvenida.

Por el carril contrario se empiezan a dibujar siluetas de cascos afilados y ruedas opacas que en contraste con el sol y el mar parecen sombras chinas, apenas se distinguen sus colores .

Al llegar al turning point para la segunda vuelta, muchísima gente animando . Ya las piernas empiezan a protestar un poco ; saco del portadorsal la barrita  y muerdo con fuerza el envoltorio. La recta hasta la circunvalación me permite acabarla y beber agua sin bajar  mucho el ritmo.

Llegando a la subida hacia el puente otra vez,  escucho un zumbido sordo intermitente pero que se oye cada vez  más cercano; es la lenticular del primer Half que me pasa cuesta arriba a una velocidad que me hace parecer un caracol; miro el cuenta y marca 23 km/h empezando la cuesta. Debe de ir a 35 por lo menos .qué barbaridad !!

Concentración ,  me repito, que queda todavía un buen rato de subida y el resto hasta boxes va a ser largo. Cambio al plato chico y esta vez adelanto a mucha más gente.

Me acuerdo de Jesús, Iván, Fer, Jorge y esos “entrenúcleos”  que nos marcamos.  ( Gracias equipo !!! ) Han sido fundamentales para esto sin duda. Hay que repetirlo para el Tri de Sevilla.

En la bajada de vuelta , ya la última, las lenticulares vuelan a mi lado y apenas veo al pasar las marcas : Argon, Stevens, BMC, Specialized, Cerveló. Vaya parque móvil!!.

9:37 am ( casi dos horas )  ya se ven los boxes y aún respiro bien. Esta transición es más sencilla y antes de bajarme repaso cada movimiento. Al entrar , hay un poco de tráfico en mi  calle  pero rápidamente se despeja.Todos tenemos prisa.

Salimos varios al mismo tiempo y enseguida agua y sales. Los voluntarios Chapó ; estaban por todas partes.

La carrera es , sin duda la parte a la que le tengo más respeto. NO sólo por ser la última sino porque , dados mis orígenes deportivos, es la que controlo menos con diferencia y sin embargo es la que te marca el final de Triathlón.

Los que sabemos que no corremos bien , tenemos que centrarnos en el ritmo y la técnica para no petar y para ahorrar  energías al máximo que ya a estas alturas comienzan a a escasear.

Empiezo a 4:50 min/km los dos primeros , pero rápidamente mi cuerpo, sabio,me recuerda de dónde vengo y hasta dónde tengo que llegar. Bajo ritmo a 5:05,.

Las piernas responden bien y veo como adelanto poco a poco a algunos que están peor.

Al poco de llegar al paseo arbolado del segundo tramo empiezan a pasar ya otro grupito del half  y es un espectáculo. Qué ritmos !! algunos debían de ir a 3 y poco el kilómetro.

Otra vez concentración y más concentración.  Cuando ya hemos alcanzado la mitad del paseo empiezo a subir ritmo y veo que las piernas responden bien así que toca seguir apretando.

Las series en el rio empiezan a dar sus frutos. Veo como va quedándose atrás buena parte de los que he llevado delante durante los km anteriores.

El arco de meta ya se vé y las fuerzas me permiten un último arreón para dejar el crono en 2:57:41 que al restar los 12 de ventaja en la salida se quedan en 2:45:41.

Las sensaciones son muy buenas. Me dirijo a la zona de recuperación y allí los que han ido llegando comentan lo que suele comentarse : caídas que han visto, errores en medición de distancias…..

Se me acerca un alemán corpulento y alto  para decirme que ha ido detrás mio todo el tiempo en bici y carrera hasta el final que lo pasé. Nos felicitamos mutuamente. El tío en el agua hizo un tiempazo pero mover ese cuerpo debe costar lo suyo cuando vas en bici y en carrera y eso le penalizó.

El masaje sienta , bien no , lo siguiente; después el personal técnico  nos ayuda con los ejercicios de estiramiento y al fondo bandejas de fruta y bebidas.

Hasta dentro de hora y media no se puede retirar el material así que deambulo por la zona de meta , recuperando pulsaciones y sintiéndome satisfecho por haber podido completar aquello para lo que tanto he trabajado. Otro peldañito más subido.

Atrás quedan ya horas de entenos compartidos y  en solitario, con lluvia y con sol, a las 6:30 am , a las 2:00 pm y  a las 10:00 pm. Las Graveras, Entrenúcleos, Pajanosas, EL Garrobo y todas esas cosas que componen el ecosistema Ispossible.

Por delante  el Olímpico de Sevilla y algunos más que espero poder completar este año y un sentimiento de “objetivo conseguido”. Esto es por lo que he estado trabajando.

Solo una cosa ha faltado: vosotros. El equipo. El año que viene , todos en Lisboa sin excusas.

pedro

Voy a acabar como la última crónica . Para los que aún no os habéis estrenado en el Olímpico un ANIMO y ADELANTE muy grande porque si yo he podido puede cualquiera que se lo proponga.

Hasta pronto !!!